jueves, 5 de marzo de 2009

Recuerdos de mi almohada




"A veces te quiero mucho siempre" ese era un titulo de uno de los cuentos de Bryce que me dejo cautivada...lo cierto es que no sé como describir lo que él me hace sentir. A veces lo quiero mucho, y otras, simplemente siento que puedo tener el celular apagado todo el día y vivir feliz sin saber de él.

Las cosas no fueron así desde el principio. Recuerdo, que este sentimiento se desarrollo en mí mas que nada como una frustración. Recuerdo el primer día de clase, las ansias por afrontar un nuevo reto, el nerviosismo de conocer gente nueva y no tener a lado mi tan archi conocido mejor amigo. (Había pasado tanto tiempo con él y disfrutaba tanto de su presencia que no me preocupe por hacer otras amistades). Pero ahí me encontraba yo, sola y desprotegida...y finalmente aparecio él, con un mundo de palabras y sonrisas, con un atento saludo y con tanto entusiasmo y buen humor...definitivamente me hizo reir, me hizo sentir más aliviada saber que no era un ogro, y que la pasaría chevere los siguientes días (...)

Resultaba muy cansado estudiar por las mañanas cursos tan endemoniados como Finanzas o Macroeconomia, contabilidad, legislación...y por las noches, ir al instituto de ingles a estudiar el pesado curso de grammar, aunque no era así..,

Así empezo todo, yo siempre estuve admirándolo a lo lejos. Sentada en la última fila, casi inexistente y con la mirada atenta, tratando de que no se me escapara ningún detalle. No era el profesor quien me gustaba, no no! no way! era su carisma, su metodología  su forma de llegar a mi, a mi? ya había pasado casí un mes, y el teacher aún no sabía quien era yo. Hablaba con todos menos conmigo, y para colmo nunca me elegía cuando levantaba la mano para participar.


Era acaso tan invisible??? era acaso tan pequeña?


Oh my god!! - NO WAY! 

Sentía que él tenia muchas cosas nuevas que enseñarme, y fue así como me interesé en él o mejor dicho en estudiar inglés. Sabía motivarnos. Era alegre, divertido y muy fresco. Pero a la hora de  probarnos...

Por Dios! esos quizzes eran los más trancas y ocurrentes del mundo, sin embargo, yo secretamente los adoraba. Le seguía la corriente a mis nuevas amistades ...."si que el profe es super malo...nos jodio el feriado... seguro no tiene vida, etc, etc".

Lo que más me jodía era su indiferencia. El tenia su manchita preferida y yo nunca pertenecería a ella. Yo era aparentemente, la de las alumnas vagas que llegaba, se sentaba al fondo a charlar y hacer vida social, mientras que adelante se sentaban los grammar nerds...por Dios que me faltaba mucho, mucho por hacertarle a una.

Creo que fueron 2 meses de arduo trabajo y al tercero, mi profesor, al que llamaré X, recién se dio cuenta que yo existía.

Recuerdo aquella vez que estuve casi dos horas en la biblioteca y lo encontré mientras el buscaba un libro. En ese momento me encontraba leyendo ya no recuerdo que!...pero...pude sentir como me ruborizaba! era viernes por la noche y mi clase había terminado a las 8. Como la chiquilla de 20 años que era, tan inexperta, tan inocente...oculte mi rostro con el libro y solo atiné a decir ¡hola!

a lo que el respondió: -que estás haciendo tan tarde?
-leyendo! dije...y no pude mirarlo otra vez (...)

Que rayos pasaba? ¿por qué me sentia tan estúpida?

A pesa de ello, las cosas estaban cambiando. Ya no era ignorada! ya tenia algunos "privilegios" en clase, y hasta me gane un chocolate en cierta ocasión. 

Pero ahora lo veo más claro. Era nada mas y nada menos que la historia de la niña monga que tiene un crush con su profesor. My school dream romance with the grammar teacher!

Juro que en esos 3 meses, no me di cuenta que me gustaba el teacher, pero si sentía mucho cariño y no sé bien que otras cosas más. 

Así comenzó todo. Deje de ser la niña tímida y un día me atreví a hacer algunas cosas indebidas, supongo que decidí "actuar" y probar algo que no conocia.

¿Donde esta la niña tímida que se sentaba en la última fila? Poco
a poco fue muriendo. Creció. Abrió los ojos.

Con él me sentía tan segura. Tan protegida. Creí haber encontrado el amor. Todo esto traspaso las barreras de mis ilusiones. Como no iba a quererlo!! he was the apple of my eyes, como no iba a quererlo de verdad...porque tenia que ilusionarme tanto con alguien. I don't know.

Al principio, todo empezó como un juego tan incierto, y se convirtió en algo tan irremediablemente hermoso. 

Por qué siempre me gustaron los profesores de ingles???

(...)

Xno era tan distinto a como lo había imaginado. Su sentido del humor era una de las cosas que más me gustaba. Era tan elegantemente flirtero y sabia exactamente que hacer ante cualquier situación. Siempre conservaba la calma y se atrevia a decirme como actuar ante cualquier situación. Era simplemente sujeto de mi adoración. Aunque nunca se lo hice saber. 

<>

Las cosas que sentía en esos momentos eran muy confusas. Quería a X. En algunas ocasiones pensé en decirle cuánto lo quería, pero temí a que nunca me tomará en serio. Preferí seguir así. En el anonimato y sin saberlo...poco a poco nos fuimos envolviendo más en una relación que duro más de un año. 

Con X tuve una larga felicidad de maso menos dos años. Era algo que no tenia principio ni fin. Eramos grandes amigos, complices, amantes, fugitivos del tiempo. Era genial. Creo que nunca sentí nada igual.

No imaginaba mi vida con otra persona. No imaginaba otra cosa que estar a su lado




(...)

Paso mucho tiempo para que pueda sobreponerme de esto. Aunque pareció iniciarse como un juego de colegiala tonta, sentí que al terminarse mucho de él quedo en mi. Fue doloroso no volverlo a ver. Fui tristemente infeliz por dos años. Dos años en los que traté de ser mejor para él. Para que cuando lo volviera a ver quizá ya no viera en mi la niña que solía ser.

Me acostumbre a tomar mis propias decisiones. Deje de tener miedo y poco a poco crecí. Nuevas conquistas, nuevos amores conocí. Sin embargo, todo lo que él dejo grabado en mi, quedo siempre presente como para torturarme con su ausencia.

Cuando X inicio una nueva relación, desperté cual pesadilla. Me di cuenta que ya no podía mirar atrás. Que no podía confiar en nadie. Entregar mi corazón como un obsequio envuelto en papel de cumpleaños. Endureció mi corazón, transformé mi ser y con muchas fuerzas me levante.

Nunca más nadie me volverá a hacer sentir así. Bruta, ciega y tontamente enamorada hasta los huesos.
Es así como deje de lado los cuentos de niña, y decidí enfrentarme a la vida. Es así con mucho dolor que creci.

3 comentarios:

  1. A veces, es mejor querer mucho solo a veces...

    ResponderEliminar
  2. Ya no volvere a escribir sonseras tan personales como esta.

    ResponderEliminar